martes, 16 de julio de 2013

Almacenamiento masivo en cristal por el fin de los tiempos


Un equipo de investigación de la Universidad de Southampton (Reino Unido) en colaboración con  la Universidad tecnológica de Eindhoven (Holanda) han creado  una tecnología con una capacidad de almacenamiento  de cantidades de información masivas, unos 360 TB en un solo disco, lo que supone un centenar de veces más que los  soportes actuales. La información, además, y esto es lo más importante, puede perpetuarse sin  perderse durante más de un millón de años. A ello contribuye también una gran estabilidad de la temperatura, que permite al sistema resistir sin inmutarse hasta los 1000° Centígrados.

 La información se graba en nanoestructuras modeladas en cuarzo fundido y se almacena en cinco dimensiones, gracias a un ultrarrápido  láser. Cada  “bit” de información en el interior del cristal se codifica basándose en cinco parámetros: la orientación de las nanoestructuras, su posición tridimensional dentro del cuarzo (x, y, z), además del tamaño . Esta tecnología de almacenamiento 5D o memoria en cinco dimensiones la han denominado  “memoria del cristal de Superman”, en honor de los “cristales de almacenamiento” que el hombre de acero utiliza en sus películas para guardar datos de Criptón, su malogrado planeta.


Cada disco dispone de tres capas de puntos nanoestructurados, con 5 micrones de espacio entre los puntos (1 millonésima de metro). Las nanoestructuras debidamente autoensambladas varían la forma en la que la luz entra a través del cristal. Al modificar la polarización, la luz puede ser leída por la unión de un microscopio óptico y un filtro polarizador, muy parecido al que se encuentra en las gafas de tres dimensiones. Se comprobó con un texto en formato digital  de 300Kb, almacenándose con éxito.

“Estamos creando una memoria segura, con gran estabilidad utilizando cristal, lo que nos  permitirá la organización de archivos muy grandes. Con la tecnología actual, cualquier archivo está a salvo durante un periodo de diez años, pues el almacenamiento de los discos duros es relativamente corto. Las organizaciones que deseen conservar su información en el tiempo como museos o también organismos gubernamentales, donde se guardan inmensas cantidades de archivos, se beneficiarían de este nuevo avance”  explica Jingyu Zhang, coordinador y director de la investigación, del Instituto de Investigación Optoelectrónica.
“Nos emociona  pensar que hemos guardado el primer archivo que posiblemente perdurara sobre la Humanidad. Esta tecnología puede perpetuar nuestros conocimientos.  Todo  el saber acumulado en la historia no se perderá en el tiempo”. Dijo Peter Kazansky.  El equipo ha iniciado una búsqueda de socios dentro de la industria, para poder comercializar esta innovador avance tecnológico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario