jueves, 4 de julio de 2013

Clip air es una combinación de transporte aéreo y ferroviario

 

 Cuando sales de viaje para llegar a tu destino a veces,  tienes coger un vuelo y después viajar en tren varias horas perdiendo el tiempo en esperas, entre el avión y ferrocarril. Ahora se esta trabajando para agilizar todo el sistema viajando solamente  en un medio de transporte.
La  escuela politécnica federal  de Lausanne a desarrollado el proyecto  clip-Air, en el que se desarrollara un avión que consta de una sola ala para el vuelo, en el que las cápsulas de transporte de pasajeros o de carga se pueden conectar. Es algo más que un nuevo tipo de dispositivo de vuelo, su innovador concepto podría revolucionar los aeropuertos del futuro.

En este nuevo concepto de forma de viajar puedes ir a la  estación de tren para tomar el avión. Solo  tienes que subir en una cápsula para llegar al aeropuerto en tren, y luego,  sin moverse de tu asiento  volar a otra ciudad.


El proyecto de clip air,  que se lleva desarrollando en la EPFL desde el año 2009, prevé un avión modular compuesto de un ala volante sobre el que sera posible unir uno, dos o tres cápsulas según convenga. Su concepto nos permite echar un vistazo al transporte aéreo del futuro, que está destinado a ser más flexible, y más cercano a nuestras necesidades, más eficiente y con menos consumo de energía. Un modelo de avión de Clip Air a sido presentado en el Salón Aeronáutico de París en junio de 2013.
A pesar de ser un proyecto muy futurista, los científicos que hay detrás de él trabajan bajo restricciones rigurosas para mantener su viabilidad técnica. "Todavía tenemos que romper varias barreras, pero creemos que vale la pena trabajar en este concepto, en desacuerdo con la tecnología actual de las aeronaves y que pueden tener un gran impacto en la sociedad", dijo Claudio Leonardi, a cargo del proyecto clip Air.


La principal aportación del proyecto Clip-Air sería proporcionar la flexibilidad del transporte ferroviario uniéndolo al transporte aéreo. Por una parte, el plano de clip-air incluye una estructura de soporte compuesta por el ala, motores, cabina, combustible y tren de aterrizaje. Por otro lado, esta la carga para llevar a pasajeros o mercancías. Por lo tanto, las cápsulas serían el equivalente al fuselaje de un avión verdadero, pero sin sus atributos habituales. Esta ala voladora podrá llevar tres cápsulas con una capacidad de 150 pasajeros cada una.
La nueva generación de combustibles
Estudios teóricos muestran el potencial de Clip-Air en términos de capacidad de transporte gracias a una gestión más eficiente y flexible de la flota, una tasa de carga más efectiva, una mayor flexibilidad de la oferta y la posibilidad de que haya vuelos más rápidos y baratos. Otras ventajas provendrían de ahorros en mantenimiento, almacenamiento y gestión.


Clip Air también tiene como objetivo abordar los problemas ambientales actuales como los objetivos fijados por el ACARE (Consejo Asesor para la Investigación Aeronáutica en Europa) para reducir en un 50% las emisiones de CO2 para el año 2020. El consumo de combustible convencional para aviones Clip-Air 'se reduciría ya que pueden llevar tantos pasajeros como tres Airbus A320 con la mitad de los motores. En otras palabras, volando con tres módulos bajo la misma ala en un vuelo de 4000 km sería más barato  en términos de consumo de combustible  que tres aeronaves de la misma capacidad volando de forma independiente y con la misma velocidad y altitud.
Por otra parte, la ambición de Clip Air también contempla otros tipos de combustibles, menos contaminantes que los que actualmente se consumen. Varias posibilidades (hidrógeno líquido, biocombustibles y los combustibles convencionales) se han estudiado y han demostrado la importancia de las estructuras modulares en términos de consumo en general.


Una revolución en  movilidad
Un avión de Clip Air podría caber en un aeropuerto tal como se concibe en la actualidad. Con su cápsula autónoma, el tamaño de un vagón de ferrocarril, de alrededor de 30 metros de largo y 30 toneladas de peso,  tiene un  diseño que es compatible con las vías de ferrocarril. Por lo tanto, podría llegar a revolucionar la configuración del aeropuerto y la movilidad. El abordaje de cualquiera de las mercancías o de pasajeros en la cápsula podría hacerse no sólo en los aeropuertos, sino también directamente en las estaciones de ferrocarril o en los sitios de producción.
En términos técnicos, los estudios iniciales han demostrado que el proyecto es factible, a pesar de que todavía hay muchos desafíos por delante. "El desarrollo del concepto requiere la realización de simulaciones aerodinámicas más avanzadas y la prueba de un modelo de 6 metros de largo impulsado por minireactores, con el fin de seguir estudiando el rendimiento en vuelo del concepto y demostrar su viabilidad en general", añadió Claudio Leonardi.




En el proyecto participan investigadores de tres laboratorios de la EPFL (TRANSP-OR, LIV y el ICOM). Está coordinado por el Centro de Transporte de EPFL .
Fuente: EPFL


No hay comentarios:

Publicar un comentario