miércoles, 4 de febrero de 2015

Comet Runner: Concepto de bases espaciales construidas a bordo de cometas



Hay un gran número de cometas orbitando en los distintas estrellas de nuestra  Galaxia, teniendo en cuenta que estos viajeros siderales se mueven a grandes velocidades recorriendo grandes distancias, el estudio de arquitectura Cloud Sao  de Nueva York ha desarrollado un concepto de diseño para construir estaciones espaciales aprovechado los recursos que el cuerpo celeste aporta.




Ostap Rudakevych y Masayuki Sono,  fundadores de las Clouds Architecture Office, son los creadores de Comet Runner. Los  exocometas helados que se desplazan  fuera del sistema solar abergarán las estructuras, donde habitaran los astronautas y de esta forma viajaran alejándose  por el espacio.



"Comet Runner presenta una oportunidad provocativa para expandir nuestro alcance en el espacio exterior mediante la reducción del costo de los vuelos espaciales de larga distancia",  dijeron los creadores de este proyecto.



Estas estaciones espaciales podrían abastecerse de combustible y oxígeno, componentes que van  incorporados  en el cometa, mientras que las nuevas estructuras arquitectónicas se podrían crear en su superficie mediante impresión 3D con material de tierra cosechada.



"El proyecto contempla el aprovechamiento de un cometa como un vehículo interestelar", dijeron los arquitectos. "El cometa sera objeto de una  preevaluación  para asegurarse de que contiene compuestos volátiles necesarios para el sostenimiento de la misión."
El proyecto Comet Runner fue inspirado por la reciente misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea, que hizo  aterrizar una sonda en la superficie del cometa Churyumov-Gerasimenko.



Rudakevych y Sono creen que esto puede sentar  un precedente viable para su concepto futurista, que cualquier vuelo tripulado podría tener lugar simplemente aterrizando en  un cuerpo ya en movimiento y usarlo para sostener los sistemas necesarios para  vida.

"Es la hipótesis de que hay miles de millones de cometas con más o menos 20 kilómetros de ancho, en la nube de Oort", dijeron, haciendo referencia al cinturón de objetos helados que orbitan alrededor de los confines del sistema solar.

"Muchos contienen compuestos tales como agua, metano, monóxido de carbono y cianuro de hidrógeno, que se puede convertir a las cosas útiles para una misión espacial de larga distancia, tales como combustible, oxígeno, plásticos, refrigerantes y fertilizante."



La propia estación espacial incluiría una planta de procesamiento y de laboratorio para clasificar las materias primas y convertirlas en compuestos utilizables, áreas de almacenamiento para equipos de extracción y materiales refinados y un invernadero.

También habría alojamiento separado, pero el uso de la impresión en 3D permitiría utilizar algunos de éstos componentes para construir en la superficie del cometa, utilizando el polvo de la superficie de tierra de arrastre como material.

Clouds Architecture Office no es la primera oficina en considerar las grandes posibilidades para la impresión 3D en el espacio. La NASA está desarrollando una fábrica de impresión 3D en órbita , mientras que Foster + Partners está explorando las posibilidades de los edificios de impresión en 3D en la Luna utilizando materiales  del suelo lunar .

Vía: Dezeen

1 comentario:

  1. Me parece increíble lo que acabo de leer aquí, pero es ¡genial!

    ResponderEliminar