sábado, 27 de septiembre de 2014

Nuevos avances en la creación de trajes espaciales para astronautas



Sobrevivir en el espacio exterior no es tan fácil, ya que los astronautas tienen que hacer frente al cambio de la presión atmosférica y la baja  gravedad. Para adaptar los  niveles de presión  a los soportados por el cuerpo humano, lo viajeros del espacio usan trajes espaciales con una presión mecánica producida por  gas. Pero esto podría cambiar pronto a medida que los investigadores del MIT encabezados por Dava Newman, profesora de aeronáutica y astronáutica y sistemas de ingeniería,  desarrollen los tejidos de retractilado, que eliminarán la necesidad de usar trajes espaciales voluminosos. Esta ropa  espacial se comporta como una segunda piel, ya que es una prenda de compresión hecha de pequeñas bobinas  y elásticos pasivos que se contraen cuando son expuestos al calor.



La mayor ventaja de estos trajes espaciales es su capacidad para dar  ultra-movilidad y la sensación de libertad al astronauta. La aplicación de calor al traje espacial contrae la tela, por  lo que siempre existe la necesidad de presión sobre la piel, el mecanismo desencadena que la prenda se contraiga y cuando no se necesita la presión vuelve a su  estado anterior

El equipo  ha elegido aleaciones de níquel-titanio, materiales que cambian de forma, con el calor creando un efecto memoria.
Su único dilema por ahora es determinar  la manera en que el calor tiene que ser aplicado  para un funcionamiento efectivo.

Además de ser utilizada en  trajes espaciales,  esta tecnología de investigación financiada por la NASA , podría venir bien para el desarrollo de tejidos con sensores incrustados para contraerse si se diera el caso  de lesión  o heridas, sangrantes, pudiendo de esta forma cortar la hemorragia o servir de vendaje improvisado.

Vía: MIT

No hay comentarios:

Publicar un comentario