domingo, 7 de septiembre de 2014

Investigadores afirman tener nuevos avances en la comunicación electrónica cerebro a cerebro



Un equipo de investigadores españoles, dirigido por Giulio Ruffini de Starlab,  en Barcelona, ​​afirman haber realizado la primera demostración, de una  comunicación directa por medios electrónicos  entre dos mentes humanas,  separadas a una distancia de 5, 000 kilómetros entre sí. La interfaz cerebro-ordenador (BCI) y la interfaz cerebro computadora (CBI) suponen una evolución en  la investigación que sienta nuevas bases en  la comunicación cerebro a cerebro. La combinación de estas tecnologías ha permitido a los investigadores  crear esta hyperinteraction (comunicación cerebro a cerebro).




Dos palabras de felicitación "hola" y "chao" fueron transmitidas de una persona en la India a otra en Francia, y durante todo este proceso el cuero cabelludo de los dos sujetos estaba completamente intacto, y no hizo falta  utilizar cualquier otro tipo de intervención  o periférico invasivo  de sistemas sensoriales.

Los investigadores transmiten flujos binarios palabras de codificación pseudo-aleatorias entre dos cerebros. En una serie de experimentos, los desarrolladores establecieron una  comunicación B2B por  internet mediada por la combinación de un BCI basado en motor electroencefalográfico,  las imágenes  son controladas por un (EEG) con una carga CBI para inducir la percepción consciente de fosfenos (destellos de luz que no estan  exactamente allí en el mundo  físico) a través de neuronavigated, con  la estimulación magnética transcraneal robotizada (TMS). Se tiene un  cuidado especial  en  bloquear las señales sensoriales como táctiles, visuales o auditivas.



Los investigadores conectaron un dispositivo EEG al cerebro del remitente y se le pidió imaginar el movimiento de  sus extremidades,   El ordenador traduce los datos en código binario en  unas imágenes  representadas por 1 y 0,  que son  enviadas por correo electrónico al ordenador de los receptores finales. El receptor en el otro lado recibe  los fosfenos antes citados . El mensaje fue recibido a través de impulsos eléctricos desde el sistema TMS robotizado en el cortexto visual de sus cerebros. Es similar a un  código Morse telepático, super lento pero funcional.
El proyecto fue financiado por la Comisión Europea para desarrollar tecnologías de estimulación cerebral no invasiva.

La tecnología tiene un gran potencial para revolucionar la comunicación cerebro a cerebro a través de  técnicas no invasivas. Sin embargo, algo similar fue demostrado por un equipo de investigadores de la Universidad de Washinton en Seattle el año pasado, y un científico rival afirmó que la primera interfaz no invasiva de humano a humano ya fue desarrollada  en el año 2013.

Vía: PLoSONE

No hay comentarios:

Publicar un comentario