domingo, 27 de julio de 2014

La primera hoja biológica hecha por el ser humano



Un nuevo invento desarrollado por  Julian Melchiorri,  podría permitir a los astronautas respirar en los viajes espaciales de larga distancia, se trata de  una  hoja biológica, que absorbe el agua y el dióxido de carbono para producir oxígeno al igual que una planta.




"Las plantas no crecen en gravedad cero", explica Melchiorri . "La NASA está investigando diferentes maneras de producir oxígeno para realizar viajes espaciales de larga distancia y de esta forma poder  vivir lejos de nuestro planeta. Este material nos permitiría  explorar el espacio con más recursos de los que ahora tenemos ."



El proyecto  hoja de seda de Melchiorri, se desarrolló como parte del curso de Innovación Diseño de Ingeniería, del Royal College of Art 's en colaboración con la Universidad de Tufts, la hoja biológica se compone de  cloroplastos en suspensión, en una matriz hecha de proteína de seda.



"El compuesto se extrae formando directamente las fibras de seda", explica Melchiorri. "Este material tiene una increíble característica de estabilización de las moléculas. Extraje los cloroplastos de las células vegetales y las puse dentro de esta proteína de seda. Como resultado tengo el primer material fotosintético que está viviendo y respirando como lo hace una hoja en la naturaleza."

Hoja de seda lámparas de Julian Melchiorri

Al igual que cualquier  planta, la hoja de seda de Melchiorri necesita  para producir el oxígeno algo de luz y una pequeña cantidad de agua.

"Es la primera hoja biológica hecha por el hombre," dijo el. "Es muy ligera,  tiene un bajo consumo de energía y es totalmente biológica."

Visualización de una fachada fotosintética por Julian Melchiorri

"Mi idea era utilizar la eficiencia de la naturaleza en un ambiente hecho por el hombre", explicó. "He creado unas lamparas   con este material,  para iluminar  la casa, pero al mismo tiempo sirve de  productor de  oxígeno para nuestro consumo."

Visualización de filtros fotosintéticos para edificios de Julian Melchiorri
Sin embargo, Melchiorri dice que el material también podría ser utilizado en una escala mucho más grande.



"Podría también  utilizarse para aplicaciones al aire libre", dice. "Incluyéndolo en fachadas y sistemas de ventilación. Se puede absorber aire desde el exterior, pasarlo a través de estos filtros biológicos y luego respirar aire oxigenado en el interior."
Es un gran invento que en un futuro puede ser muy valioso para la vida del ser humano en el planeta.

Vía:  Dezeen  

No hay comentarios:

Publicar un comentario