martes, 8 de diciembre de 2015

Desarrollan un coche que se puede conducir con la mente en China



Últimamente vemos en todos los medios de comunicación sistemas de conducción autónoma, coches que en un futuro próximo posiblemente serán los dueños del asfalto sin la necesidad de tener un conductor al volante. Aunque este sistema sea cómodo, también se exploran otras opciones como la iniciativa de unos investigadores chinos de la ciudad portuaria al noreste de Tianjin. Ellos han desarrollado  una forma de controlar un vehículo con el  pensamiento. El coche conducido con  el poder de la mente es el resultado de dos años de duro trabajo, realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Nankai en Tianjin y está siendo desarrollado en colaboración con Great Wall Motor, reconocido fabricante de automóviles chino. El coche de control mental obliga al usuario a llevar un casco capaz de leer las señales del cerebro. Al usar el gorro especial, un conductor puede bloquear y desbloquear el coche, moverlo hacia adelante y hacia atrás e incluso llevarlo a su fin solo con el uso de las señales cerebrales.





El arnés especialmente diseñado, según el investigador Zhang Zhao comprende 16 sensores EEG (electroencefalograma). Las señales de EEG se transmiten de forma inalámbrica a un ordenador donde son descifrados por un programa especialmente desarrollado. Los datos obtenidos reconocen la intención del conductor y la traducen a un comando para el vehículo, que permite al conductor maniobrar el coche sin el uso de las manos o los pies.



El automóvil  controlado por la mente por ahora  se puede conducir en dirección recta con pequeñas variaciones en la dirección, el líder del proyecto, el profesor asociado Duan Feng dijo, la principal función  de la tecnología para autos con control mental es servir a los seres humanos mejor y ayudar a las personas con discapacidad física que no pueden dirigir coches facilmente. Hizo hincapié en que podría ser posible combinar la técnica de control mental con los coches de auto-conducción para el futuro del transporte autónomo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario