jueves, 25 de febrero de 2016

Hyperions: Ecosistema sostenible para prevenir el cambio climático


'Hyperions' es una iniciativa  arquitectónica que integra un  agroecosistema sostenible que puede ser  capaz de resistir el cambio climático debido a la disposición de unos  espacios que proporcionan un equilibrio  ambiental saludable. El proyecto  desarrollado por el estudio  Callebaut Vincent architectures,  tiene como objetivo combinar un sistema de arquitectura sostenible ecológico compuesto por alimentos, que crecen alrededor de estas torres de  madera en nueva Delhi, India. 'Hyperions' se compone de seis torres  jardín, cada una de 36 pisos de alto que contienen espacios residenciales y de oficinas. El nombre proviene del árbol más alto del mundo 'Hyperion'  una Sequoia Semperviren que se encuentra en el norte de California, cuyo tamaño puede llegar a 115.55 metros (cerca de 380 pies). El objetivo detrás del proyecto era crear un centro cultural que combina la renaturalización urbana, la agricultura a pequeña escala, la protección del medio ambiente y la biodiversidad.




El concepto fue desarrollado por Amlankusam, un agroecólogo 45 años de edad. Él dice  ' durante los últimos cinco años, he vivido con mi familia en el corazón de un  eco-barrio (plus-energy) vertical llamado "Hyperions" que produce más energía de la que consume. Con la  colaboración de arquitectos, ingenieros agrónomos y agricultores, I-Eco, concebí este proyecto de torres jardín arraigado en la ciudad deportiva de Jaypee Greens, buscando  conseguir el doble objetivo de la descentralización de la energía y la desindustrialización de los alimentos. Mi enfoque es holístico, combinando lo mejor de la alta tecnología  y la casi  ausencia de esta, en lugar de oponerse sistemáticamente a ellas. '


 Toda la madera necesaria para la construcción provendría de la selva de Delhi que también es gestionada de forma sostenible. El bosque tiene 68 millones de hectáreas de bosques que cubren el 23% de su territorio. La India es uno de los diez países más boscosos de la Tierra y el segundo productor de frutas y verduras del mundo. Por este motivo  Amlankusam decidió construir  estructuras altas de  madera. Este material ofrece la mejor huella ambiental durante su ciclo de vida, desde la recolección hasta el reciclaje, pasando por el transporte, la elaboración, implementación, mantenimiento y reutilización.



 Las seis torres de jardín actúan como un pueblo vertical con una gran diversidad social y cultural. Los espacios flexibles y evolutivos reservados a los viveros de empresas, laboratorios vivientes, espacios de co-working, salas de usos múltiples y servicios de conserjería están situados detrás de las fachadas solares. Todos los apartamentos grandes o pequeños, así como alojamiento para estudiantes, se abren a balcones en cascada hidropónicos. Los muebles de interior están hechos de materiales naturales como el tamarindo y sándalo, elaborados por ebanistas locales, Fab Labs y tiendas de reciclaje.



Como un agroecologista, Amlankusam sugirió que el proyecto se cubre con un ecosistema de alimentación genuino, virtuoso basado en aquaponics orgánicos. Por lo tanto, zanahorias, tomates, espinacas, azafrán y cilantro,  crecen en sustratos de luz hechos de bolas de arcilla en el balcón de cada apartamento y en invernaderos hidropónicos. Esta agricultura vertical da a los residentes una cierta autonomía alimentaria, en poco espacio. La comida  se produce sobre todo en el lugar o en campos agroforestales vecinos. El proyecto podría ahorrar hasta un 90% de las necesidades de agua en los pueblos, ya que circula en un circuito cerrado  donde hay plantas de almacenamiento de   energía hidroeléctrica  (PHE).



 Las torres están unidas entre sí por pasarelas, y convergen bajo un gran techo de la huerta que sirve como lugar de encuentro para la pequeña comunidad granjera o urbana. Tanto en verano como en invierno, las familias pueden reunirse allí, recoger fruta, salir a correr, hacer algo de ejercicio en el pabellón de deportes  de Kabaddi, nadar en la piscina, o vigilar a sus niños jugando al Kho en los campos. Estas pasarelas comunes son regadas por la recogida de aguas pluviales y aguas grises de los residentes, los nutrientes orgánicos del agua filtrada son absorbidos por las  raíces de las plantas. Esta red de pasarelas suspendidas  permite a los residentes moverse de una torre a otra, para tener relaciones sociales y establecer una  interdependencia entre los vecinos.






Vía: designboom

No hay comentarios:

Publicar un comentario